logo pia unio

PIA UNIO SANCTI PAULI APOSTOLI

¿Quienes somos?

La Pía Unión de San Pablo Apóstol no es una orden religiosa, pero de acuerdo al canon 707 del Código de Derecho Canónico (Pío-Benedictino de 1917), es una Pía Unión instituida para lograr más fácilmente las obras de culto, caridad y piedad que han sido siempre aprobadas por la Iglesia. Por lo tanto, la misma está abierta sólo a los fieles católicos comprometidos con tal Pía Unión, de ambos sexos, pudiendo ser: clérigos, fieles con votos privados o sin ellos, casados o solteros.

Es una suerte de Milicia Guerrera predestinada a sobresalir sobre todo lo existente.

Esta Pía Unión tiene la figura jurídica de una Fundación sin ánimo de lucro, Filiales y una Asociación. Acogiéndonos al régimen fiscal especial de entidades no lucrativas según la Ley 49/2002, de 23 de diciembre.

Los Sacerdotes, súbditos, seculares, miembros de la Pía Unión de San Pablo Apóstol o Numerarios, prestan obediencia a S. Ilma. Rvdma. Sr. Dr. D. Pablo de Rojas y están sujetos a él.

Los Religiosos amparados en la Pía Unión de San Pablo Apóstol, son colaboradores. Los hay también protegidos directamente por Mons. de Rojas, como los Misioneros Apostólicos de María Inmaculada fundados por Mons. Subirón.

Dicha Obra fue fundada en Bilbao (España) el 22 de febrero de 2005 por el Ilmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Pablo de Rojas con el fin de rendir a Dios la gloria que le es debida por medio de la celebración del Santo Sacrificio de la Misa Católica de rito Romano Latino, y la fidelidad al infalible Magisterio de la Iglesia Católica, en este período de desorientación, como un medio para perseverar en la absoluta adhesión al depósito de la Fe revelada por Dios y propuesta por el Magisterio hasta el 9 de octubre de 1958, fecha en que perece el último Papa, S. S. Pío XII, hasta el momento.

Además son finalidades de la Pía Unión la difusión de la devoción a Nuestros Santos Patrones la Santísima Virgen, especialmente bajo las advocaciones de la Purísima Inmaculada Concepción y Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Jesús, el Glorioso Patriarca San José, San Pedro y San Pablo Apóstol, San Juan Evangelista, San Timoteo, San Ignacio de Loyola, San Francisco de Borja y el beato Juan de Ávila; el estudio profundo de las ciencias eclesiásticas (siendo tomistas y escolásticos); la propagación de la buena doctrina con particular atención a los problemas teológicos contemporáneos y la consecuente lucha contra las herejías opuestas a la Fe católica; la formación intelectual, espiritual y disciplinaria del clero, numerarios, religiosos y fieles colaboradores; la práctica de las obras de misericordia, espirituales y corporales.

Nuestro Fundador insiste mucho en la formación intelectual y espiritual de los jóvenes, para que poco a poco se vaya creando ese tejido social católico perdido, en medio de este caótico mundo, y el día de mañana tengamos santos y doctos Sacerdotes, religiosos, consagrados, padres de familia numerosa, que tengan tantos hijos como Dios quiera, y todos ayuden a que la Santa Iglesia de Cristo, y, junto con la Autoridad Legítima, hagan que Cristo reine en el mundo y en las almas.

El espíritu de la Pía Unión se resume en su lema: Gloria a Dios, defensa de la Inmaculada Concepción de la Virgen Stma., aunque nos cueste la misma vida. Fidelidad a la Iglesia. Extender el Evangelio a todos los confines de la tierra. Santidad y Ciencia para nosotros. Caridad para con el prójimo. Guerra al hereje.

Nuestra espiritualidad y forma de ser es muy jesuítica, en ello insiste mucho nuestro querido Fundador. Por ello uno de nuestros principales Patronos es San Ignacio de Loyola y uno de los libros obligatorios de lectura y práctica son los Ejercicios Espirituales del mismo.

El Director General de la Pía Unión de San Pablo Apóstol, actualmente, es el Rvdo. Sr. D. Pablo Lazo. Cargo que es Vitalicio.

Son miembros de la Pía Unión, estrictamente, sólo los que reciben la Prima Clerical Tonsura, ingresando en el estado clerical, según el canon 108, Numerarios con Votos Privados, Auxiliares, internos y externos, Numerarios casados, solteros, que quieren seguir siendo hijos fieles y obedientes a la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, fundada por Nuestro Señor Jesucristo, única y verdadera, fuera de la cual no hay salvación, teniendo como cabeza visible a San Pedro y a sus legítimos sucesores.

Dicha Pía Unión no está abierta a sacerdotes, religiosos o simples fieles  que únicamente quieran beneficiarse espiritual y o sacramentalmente, ya que para ello hay que ser súbditos de S. Ilma. Rvdma. Sr. Dr. D. Pablo de Rojas Sánchez-Franco y colaborar con la Pía Unión, salvo «in artículo mortis» estado en el cual podrán ser escuchados en confesión, recibir la extremaunción y el Santo Viático. Además según nuestros estatutos basados en el Derecho Canónico legítimo de 1917, los Oratorios privados y Capillas semiprivadas, como lo son las de la Pía Unión, son única y exclusivamente  para uso y disfrute de sus miembros. Aunque como excepción, cuando por diferentes circunstancias se crea conveniente, y con el permiso del Sacerdote local, podrán asistir sólo a las capillas semipúblicas, no a los oratorios privados, no miembros, e incluso acatólicos, como por ejemplo los miembros de la iglesia conciliar, no pudiendo recibir estos últimos la Sagrada Comunión y la Absolución Sacramental, hasta su conversión y haber recibido la absolución por nuestro Obispo u otro legítimo, por haber estado en situación de cisma.

Los sacerdotes de la Pía Unión celebramos diariamente la Santa Misa según las prescripciones de las rúbricas para la Sede Vacante y, exclusivamente, según el Missale Romanum promulgado por San Pío V y reformado por San Pío X. De igual modo los Sacramentos y breviario (Constitución Apostólica Divino Afflatu de 1912 y el Motu Propio Abhinc duos Annos de 1913). Las reformas litúrgicas y canónicas emprendidas, al respecto, por S. S. Pío XII en 1946, no son aceptadas, incluido el calendario litúrgico, aplicando para ello, en conciencia, la epiqueya. Aceptando por supuesto las canonizaciones efectuadas por S. S. Pío XII.

Todos los Sacerdotes de la Pía Unión de San Pablo Apóstol y Agregados, se consagran a la Stma. Virgen María, según el método de San Luis María Grignion de Montfort.

Los Sacerdotes nos prepararemos para celebrar la Santa Misa y dar ejemplo, arrodillados en la grada del presbiterio en el lado de la epístola, rezando las oraciones «Ante Missam», y de igual modo, al terminar las de «Post Missam».

Seguimos los estatutos de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz y del Opus Dei, aprobados por Derecho Diocesano y corregidos por Mons. Eijo y Garay en 1941, Obispo de Madrid-Alcalá y último Patriarca de la Indias Occidentales, y definitivamente por la Santa Sede, de manos de S.S. Pío XII en 1950, por Derecho Pontificio, donde el Romano Pontífice compromete la Infabilidad Papal (por tanto quien no reconozca estos estatutos como católicos está negando la legitimidad del último Papa, S.S. Pío XII) redactados en seis breves documentos: Reglamento, Régimen, Orden, Costumbres, Espíritu y Ceremonial.

A la Pía Unión de San Pablo Apóstol pueden pertenecer Sacerdotes seculares, que no viven en comunidad, salvo que lo soliciten (son independientes económicamente, viven de rentas, quien las tenga, estipendios, capellanías, donaciones, etc.). Al estar reconocida la Asociación, como de «UTILIDAD PÚBLICA» (según establece la Ley Orgánica  1/2002, de 22 de marzo, reguladora del derecho de asociación BOE núm. 73, de 26-03-2002), esta recibe una cantidad económica por medio de los católicos que en la Declaración  de  la Renta marquen con una X el apartado de ACTIVIDADES SOCIALES y que el tesorero administra con el beneplácito de los Órganos de Gobierno, y siempre que sea para satisfacer las finalidades de la misma que se encuentran expuestas en los estatutos registrados en el Ministerio del Interior.

Todos los Sacerdotes que quieran ser miembros de la Pía Unión tienen que tener al menos una licenciatura universitaria en cualquier materia, antes o después de la Ordenación Sacerdotal, en todos los estudios se exigirá como mínimo un notable alto. Para los Estudios Eclesiásticos la Pía Unión usa la Ratio Studiorum de 1942, (los textos están en latín) Ratio usada en todos los Seminarios Conciliares Españoles, acomodada hasta 1958. Es decir un año llamado Propedéutico, tres años de Filosofía y cuatro de Teología. Los Sacerdotes Agregados, no miembros de la Pía Unión, están dispensados del requisito de la licenciatura.

Deben vestir traje eclesiástico y tonsura rasurada, desde que se recibe la Prima Clerical Tonsura, valga la redundancia, de acuerdo al canon 136 del Código de Derecho Canónico de 1917, sotana negra y cuello blanco, tonsura rasurada, lo siguiente es propio de la Pía Unión: cuello romano, corte romano de la sotana, calcetines negros para los clerigos y morados para los Obispos, y zapatos eclesiásticos con hebilla plateada. Los seminaristas, no clerigos, reciben la sotana después de un mes de aspirantado y usan fajín azul hasta recibir la tonsura. De sombrero se puede usar teja de castor para el invierno, teja de paja para el verano, y bonete español, con borla morada (por especial privilegio concedido por la Santa Sede a las Españas) y azul los seminaristas no clérigos. En invierno se puede usar dulleta o manteo (excepto los no clérigos que usan una especie de tabarro negro o esclavina española  y la beca azul). Está prohibido combinar con la sotana prendas no eclesiásticas. No se puede usar hábito religioso, bajo ningún concepto, ya que este es ajeno a nuestra condición, esta norma sirve también para los Sacerdotes agregados. Salvo los religiosos con votos canónicos colaboradores, evidentemente. Para el coro los Sacerdotes usarán el traje coral establecido por S. Ilma. Rvdma. que consiste en la sotana filetata, roquete con puñetas negras, mantellete negro con las vistas moradas y muceta con los vivos y botones morados y con la tradicional golilla española de encaje, por encima del huevo de la misma.

A partir del Subdiaconado según el canon 132 del Código de Derecho Canónico de 1917, se está obligado a guardar celibato por el reino de los cielos, emitida esta promesa la Iglesia les manda, sub gravi, para que eleven regularmente su mente a Dios, el rezo completo del breviario (canon 135). Su nuevo estado exige un profundo espíritu de fe y la práctica, no sólo de la pureza del cuerpo, sino también del corazón. Los sacerdotes deben hacer dos horas diarias de oración mental, rezar el Breviario completo, sub gravi, el Santo Rosario, estar sentados en el confesionario, al menos, una hora diaria, y dedicar dos horas al estudio personal, dirigido por el Director o algún responsable. Confesarse y tener dirección espiritual semanalmente.

Los seminarios de la Pía Unión de San Pablo Apóstol están en Vizcaya y Palencia. España.

Pueden formar parte de la Pía Unión, fieles con votos privados de pobreza, castidad y obediencia, que viven en comunidad en los Centros de la Institución o externamente, y trabajan en el mundo, en el anonimato. Son los llamados Numerarios con votos privados. Es requisito indispensable tener carrera universitaria, de lo contrario serían Auxiliares que se encargarían de las labores domésticas de los Centros de la Pía Unión y de la asistencia a los Sacerdotes. También pueden formar parte de la misma los casados comprometidos, llamados Numerarios casados, con familia numerosa, tanta como Dios quiera, educándola en la Fe Católica o Numerarios solteros, sin votos privados, igualmente comprometidos con la Pía Unión.

Todos pueden cumplir con el fin apostólico de la Institución viviendo en medio del mundo anónimamente (excepto los Sacerdotes) y buscar su propia santificación y la de los demás por medio del apostolado en el trabajo pasando desapercibidos ante los ojos de los demás, según el encargo del Director del Centro.

Es necesario que haya en la Pía Unión personas que se comprometan con o sin votos privados, casados, solteros, con la disponibilidad apostólica que cada uno tenga, según su estado y condición, y revisada por el director espiritual, para atraer a las almas a Cristo y a su Verdadera Iglesia, siendo la Pía Unión, una suerte de «caballo de Troya en medio del mundo», como una fuerza de choque que se hace eco por nuestra oposición al aborto, el uso de anticonceptivos, el divorcio, la investigación con células madre embrionarias, las reclamaciones de grupos de homosexuales, el tener tantos hijos como Dios quiera y educarlos en la Fe Católica, frente a la baja natalidad que hay. Hacer apostolado sobre la verdadera Santa Misa y Sacramentos codificados según el Rito de San Pío V y reformados por San Pío X, frente a los inválidos emanados de la iglesia conciliar, y un largo etcétera.

Todos los miembros practican algunas costumbres como medios para alcanzar los fines de esta institución y que son signos distintivos de la Pía Unión de San Pablo Apóstol, entre las que se encuentran la corrección fraterna para los Numerarios con votos (una vez por semana), auxilio a los pobres, las charlas o el llamado «plan de vida», que incluye actos de piedad, contenidos en el devocionario oficial, como la Misa diaria, comunión frecuente, comunión espiritual, examen de conciencia diario según el método de San Ignacio de Loyola, confesión y dirección espiritual semanal, rezo del ángelus, visita al Santísimo Sacramento, Exposición y Bendición diaria de S.D.M., una hora de oración mental  (para los Numerarios con votos), media hora, (para los Numerarios casados y solteros), rezo completo del Santo Rosario y penitencia exterior e interior, usando los medios que la Iglesia siempre ha recomendado y según las indicaciones del director espiritual y confesor. Los Numerarios con votos privados como obligación, usan tales instrumentos de penitencia como cilicios, disciplinas, ducharse siempre con agua fría, dormir en el suelo una vez a la semana, etc., tal y como establecen los estatutos aprobados por el Papa Pío XII.

Los Religiosos y Religiosas colaboradores, son totalmente autónomos en todos los sentidos, la máxima autoridad es el Prior o Priora. No obstante el Obispo, es decir, S. Ilma. Rvdma., podrá intervenir en contra del Capítulo o Prior, en los casos en que el Derecho Canónico lo prevea y negar las Órdenes Sagradas. Son colaboradores, mediante la limosna, oración, trabajos manuales, confección de Ornamentos Sagrados, etc. Los hay solamente protegidos directamente por nuestro Fundador, como los mencionados «ut supra».

Los fieles colaboradores y simpatizantes, comprometidos con la Pía Unión, súbditos de S. Ilma. Rvdma., pueden acudir a las Funciones Litúrgicas en las Capillas o Iglesias semiprivadas.

Hay también distintas Sociedades Jurídicas, que dirigen, por ejemplo, Colegios Mayores, que no pertenecen a la Pía Unión, pero libremente solicitan nuestra asistencia espiritual y sacramental y la ayuda de los religiosos.

La Pía Unión de San Pablo Apóstol, como Fundación, filiales y Asociación, no se hace responsable jurídicamente de los hechos realizados individualmente por sus miembros. Sólo los Órganos de Gobierno de las diversas Instituciones representan jurídicamente a efectos legales a las mismas tal y como prevé la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación.

La Pía Unión hasta ahora no ha sido aprobada canónicamente y erigida por las autoridades eclesiásticas a causa de la actual situación de Sede Vacante. Todos sus miembros, se someten anticipadamente a cada decisión de la legítima autoridad de la Iglesia sobre ellos y sobre su Pía Unión.

Pablo Lazo. Pbro.

Director General de la Pía Unión de San Pablo Apóstol.

Quién desee más información al respecto tenga la amabilidad de escribir al correo electrónico de la Secretaría General de la Pía Unión: secret@piauniosanctipauliapostoli.com o si lo desea llame al número de teléfono de la misma secretaría (+34) 680 813 101   (+34) 667 345 305 , preferiblemente vídeollamada. Les atenderá el encargado de los medios de comunicación de la Pía Unión.